viernes, 20 de noviembre de 2009

De desarraigos y amores que acaban




Alejandra hoy está triste… tan triste que me descubro hablando en tercera persona como los niños pequeños. Protagonizo el ocaso de un amor y el ya conocido dolor en el pecho se me ha instaurado cual verdugo que ríe feliz mientras desgarra mis entrañas. No serás mío nunca más. Así lo he querido, así lo creo necesario e inevitable y a pesar de haberlo querido no puedo evitar sentir este desasosiego, este vacío, este nudo en la garganta que anuncia lágrimas y ojos hinchados.
Acabo de hablar con mi padre y casi pude palpar su dolor a través de la línea telefónica. Sé que daría años de vida con tal de estar a mi lado ahora. “Que no se diga – me dijo- que no he criado a una cobarde.” Y ciertamente no lo ha hecho… pero aún así aquí estoy, mirando el Sena y soñando con lo que pudo haber sido y no fue.
En días como este pienso más a menudo en los cubanos que como yo se enfrentan a la vida desde fuera de la isla. Como si el desarraigo del exilio se empecinara en sentársenos en los hombros y obligarnos a pasearle un rato sin importarle que flaqueemos bajo su peso.
Echo a andar, voy cabizbaja, ensimismada pero no tanto como para no advertir al hombre que me mira desde una esquina. Sonrío a medias mientras comprendo que este momento que hoy atesoro es la Vida, que de nada vale luchar contra mi tristeza, por el contrario, lo mejor es darle la bienvenida como a una amiga fiel que viene a enseñarme algo de lo que olvidamos cuando estamos felices y que llegado el momento marchará también dándole paso a otra vivencia, otro sentimiento que marcará mis días y me volverá a traer a las orillas del Sena. 

6 comentarios:

Esopo de Cuba dijo...

Alejandra en mi larga vida de iluciones y desciluciones he aprendido que las desventuras nos hacen crecer y despues al pasar el tiempo nos convencemos que fueron bienvenidas, alsa la vista respiras profundo y deja la tristeza salir, todo lo mejor para ti Alejandra

alejandra Dominguez dijo...

Gracias, amigo por tus palabras.
Ale

bendeasis dijo...

solo no sufre el que no ha amado cubana, sigue caminando y volveras a ser feliz

Politicamente Incorrecto dijo...

--Te entiendo Alejandra, te entiendo tanto amiga y al menos estás en París, imagínate tu a nosotros que estamos en esta ciudad de Miami, sin historia, fea como el carajo y donde la crisis la tiene seca. Pero nada hermana te acompaño en ella y somos dos y cuando hay dos, pués nos ponemos a hablar mierda y dentro de un rato nos reimos y nos olvidamos las penas, entonces nos sentamos en un cafe parisino y nos tomamos un buén vino y seguimos hablando mierda y riendonos y (visualiza amiga) me convidas a conocer el Louvre y me muestras un montón de cosas bellas que nunca he visto y me muestras el Sena, WOW !! Que historia !! y hablamos de Charles Aznavour con esa voz de leche condensada y oye coño hemos pasado una tarde fantástica.

evelioguzman dijo...

Alejandra escribe que los amigos de la red lo estamos esperando.saludos

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE
ALEJANDRA



Jose
ramón...

Publicar un comentario